¡Con todo y panza! Relaciones sexuales en el embarazo

Por Alejandra Ibarrola

Cuando una mujer está embarazada, se escuchan muchas cosas sobre lo peligroso que pueden ser ciertas actividades como hacer ejercicio, viajar, manejar y, tener relaciones sexuales…Sin embargo, esto no es peligroso cuando se ejecutan con moderación y de un modo razonable. (1)

El sexo durante el embarazo es seguro ya que durante las relaciones sexuales, el pene no llegará a alcanzar al bebé. El feto está protegido de lesiones y de infecciones por el líquido amniótico dentro del saco, además de la membrana mucosa que se encuentra en el interior del útero, y los propios músculos del útero y de la pelvis. (2)

El coito durante la gestación se permite por lo general, hasta aproximadamente seis semanas antes de la fecha probable del parto. Después de este tiempo, el coito se vuelve más difícil por el tamaño del abdomen de la mujer, por lo que es probable que lo mejor sea abandonar la posición del hombre arriba durante ese tiempo y que, la posición de lado sea la más adecuada para el coito durante las etapas tardías del embarazo. (1). Existe una gran variedad de posiciones que se pueden adaptar durante el embarazo, ¡es buen momento para experimentar!

Estudios hechos por (Fox, 1973; Rosen, 1980) muestran que la oxitocina, una sustancia química que se libera de glándula de la hipófisis de la madre en la última etapa, ayuda al parto, al estimular una mayor cantidad de las contracciones intensas necesarias para expulsar al feto. Esta sustancia se libera también durante el orgasmo femenino, por lo que varios especialistas consideran que la oxitocina y las contracciones uterinas en orgasmos intensos, ayudan a empezar el parto de manera prematura. Sin embargo, hay otros estudios que no sostienen esta conclusión, por lo que no está totalmente comprobado. (1)

La mayoría de las mujeres embarazadas continúan teniendo relaciones sexuales a lo largo del embarazo. El patrón más común es un descenso en la frecuencia del coito durante el primer trimestre, variación en el segundo trimestre y un descenso aún mayor durante el tercer trimestre. (3)

Es importante mencionar que cada caso es diferente y hay muchas situaciones en las que el sexo en el embarazo está contraindicado, algunas de estas pueden ser: si hay antecedentes de aborto espontáneo, si hay embarazo múltiple, posible parto prematuro, sangrado vaginal, infección genital, crecimiento anormal del feto, entre otras; es por esto que hay que recordar que existen diversas maneras de experimentar placer sexual y orgasmo además del coito; la estimulación mano-genitales o boca-genitales, los masajes, relajación, e incluso actividades como dar un paseo o platicar, pueden ser buenas alternativas. (2) La mejor guía son los sentimientos de la mujer, es decir, si el coito no resulta confortable para ella, deberán explorarse alternativas. (3)

Y cuando nace el bebé…

El nacimiento de un bebé, tiene un efecto sustancial sobre la relación sexual de la pareja. Después del nacimiento, la madre está en cierto riesgo de infección o hemorragia, de modo que la pareja debería esperar al menos dos semanas antes de reiniciar sus relaciones sexuales. Cuando el coito se vuelve a dar, es posible que sea incómodo e incluso puede llegar a ser doloroso para la mujer. La fatiga tanto de la mujer como de su pareja también puede influir el momento en el que reinicien sus actividades sexuales. El momento de reiniciar las relaciones sexuales después del parto dependerá de cada persona y de cómo se encuentre. Por otro lado, muchas mujeres reportan que cuando empiezan a amamantar, disminuye significativamente tanto su actividad como su satisfacción sexual, esto se debe a que la lactancia suprime la producción de estrógenos, que a su vez da por resultado un descenso en lubricación vaginal, esto hace que el coito sea incómodo. Este problema se puede resolver mediante el uso de lubricantes vaginales. (3)

En cualquier caso, las relaciones sexuales deben basarse en una buena comunicación entre la pareja, lo importante es respetar siempre el deseo de ambos buscando la comprensión y la satisfacción. Siempre tomando en cuenta las precauciones necesarias durante y después del embarazo, podrán disfrutar de la sexualidad plenamente en cualquier etapa. Y, ante cualquier duda o síntoma, deben consultar a su médico.

Bibliografía:

  1. James L. McCary. (1996). Sexualidad Humana de McCary. Manual Moderno

  2. Sexo durante el embarazo | Consejos y posturas. Diversual (2019) Sitio web: https://www.diversual.com/es/blog/108-sexo-durante-el-embarazo

  3. Janet Shibley Hyde. (2006). Sexualidad Humana. McGrawHill

1 vista