Disfunciones Sexuales Masculinas

Por: Oriana Vallejo

11 de junio de 2018

Las disfunciones sexuales masculinas se entienden como un grupo de síndromes clínicos que llegan a caracterizarse por la afectación en las experiencias sexuales/eróticas del hombre y en ocasiones también afectan a la pareja.

Estas afectaciones pueden ocurrir de manera persistente que pueden ser formas de funcionamiento no deseables que afectan la capacidad de poder disfrutar las relaciones sexuales, afectan la relación de pareja y afectan negativamente la calidad de vida.

Las disfunciones mas investigadas y conocidas con la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.

EYACULACIÓN PRECOZ

Según La Sociedad Internacional de Medicina Sexual se define como:

La incapacidad persistente y recurrente de un hombre para obtener o mantener una erección suficiente para la actividad sexual.

  1. Para poder diagnosticar es necesario que pasen por lo menos tres meses.

  2. El desempeño sexual se vuelve importante en la validación de la hombria, aunque este tipo de alteraciones no siempre tienen una relación.

  3. Estas disfunciones se deben a un mal funcionamiento del sistema neuro-endotelio-muscular que es el responsable de la erección.

Prevalencia

La prevalencia de disfunción eréctil está claramente asociada con la edad. Los estudios realizados en varones mayores de 40 años revelan una prevalencia de más de 50%; desde luego que si la población estudiada reúne a varones mas jó- venes, la prevalencia reportada suele ser menor, dependiendo del estudio estará entre 5 y 20% de los varones mayores de 18 años.

Causas:

Biológicas:

70% de los pacientes tienen alguna comorbilidad relacionada con el daño y disfunción endotelial que explica la disfunción eréctil: diabetes mellitus, hipertensión arterial, hiperlipidemia, principalmente, en la forma de colesterol elevado.

Psicologicas:

La distracción es un proceso mental que pone el foco de atención que no beneficia a generar excitación sexual.

La ansiedad es una respuesta psicofisiológica que típicamente aparece ante la percepción de peligro, que puede ser real o imaginario. Con frecuencia, el mismo desempeño sexual se convierte en fuente de ansiedad porque las ideas del individuo de posibles fallas de desempeño y sus consecuencias.

Tratamiento: Farmacológico: Intravenosa como medicamentos que benefician la vasodilatación Psicológico: Trabajar con la ansiedad y el desempeño de atención.

EYACULACIÓN PRECOZ

La Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM) propuso la siguiente definición para la eyaculación precoz. La eyaculación precoz es una disfunción sexual masculina caracterizada por: • Una eyaculación que ocurre siempre o casi siempre antes o alrededor de un minuto después de la penetración vaginal (eyaculación precoz de por vida) o una reducción significativa de los tiempos de latencia, frecuentemente de alrededor de 3 minutos (eyaculación precoz adquirida) y: • La incapacidad de retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales y, • Consecuencias personales negativas: malestar, incomodidad, frustración o la evitación de la intimidad sexual.

Prevalencia:

La ISSM estima que la prevalencia de eyaculación precoz de por vida no excede 4%, y que la prevalencia de la eyaculación precoz adquirida, junto con la eyaculación precoz de por vida, no excede 5%.

Causas:

Eyaculación precoz de por vida

  1. Desregulación serotoninérgica (responsable probablemente del 2 al 5 % de las

  2. Factores géneticos

  3. Hipersensibilidad del glande

Eyaculación precoz adquirida

  1. Prostatitis aguda y crónica

  2. Ansiedad/ansiedad de desempeño

  3. Hipertiroidismo

  4. Conflictos de pareja

  5. Supresión de medicamentos

  6. Drogas de abuso

  7. Disfunción eréctil

Tratamiento:

Psicológico: re-aprendizaje del control del reflejo eyaculatorio, uso de técnicas para la reducción de ansiedad de desempeño y de carácter.

Farmacólogico: Los inhibidores de la recaptura de serotonina estudiados para el tratamiento de la eyaculación precoz usados como prescripción médica fuera de la indicación formal incluyen: paroxetina, sertralina, fluoxetina y citalopram.

Referencia: Aurioles, E. R. (2014). Lo que todo clínico debe saber de Sexología. Edición y Farmacia, pp. 49-83

3 vistas