El VIH en México

Por Alexis E. Reyna Flores


Cuando se trata de hablar de alguna enfermedad de transmisión sexual, siempre existe una invisible barrera. Una barrera que nos otorga la apariencia de que las cosas sí pasan por ahí —y en ocasiones sí lo hacen—, pero en realidad no lo logran. Esta barrera se construye de nuestros prejuicios, los mitos y la desinformación. Elementos que se encuentran presentes debido a que dichas enfermedades se encuentran intrínsecamente ligadas a la sexualidad; y ésta, todavía sigue siendo un tema de difícil habla. Si bien, se han logrado avances en la educación sexual y la aceptación a las diferentes expresiones que esto conlleva, sigue existiendo un gran camino que recorrer. No obstante, esta barrera trae consigo consecuencias que van más allá de la simple sexualidad y que nos afectan de más maneras. Una de ellas, es el VIH. Aquel extraño agente que se transmite de manera invisible entre nosotros, y muchas veces olvidamos.


Desde una perspectiva general, al momento de comparar estos números con la población general, podría parecer que la cantidad de gente es muy poca. Que realmente no es una situación alarmante. Nos otorga la posibilidad de promover un discurso donde “eso a mí no me puede pasar”, “yo soy heterosexual y eso sólo se da entre gays”. Acercamientos que otorgan cierta invisibilidad a la epidemia como tal y que no nos permite tomar cartas en el asunto. Porque es cierto que el gobierno ha invertido para tratar de controlar la epidemia, tanto que realiza un gasto aproximado de 3,300 millones de pesos para la compra de medicamentos y su monitoreo. (“Epidemiología / Registro Nacional de Casos de VIH y sida”, 2018) El avance que se ha realizado por parte de la medicina es impresionante. Una enfermedad que antes se consideraba una sentencia de muerte, hoy en día ha pasado a ser bastante controlable con un adecuado tratamiento y seguimiento. Los retrovirales —medicamentos específicos en el tratamiento del VIH que consisten en controlar la carga viral de éste en el cuerpo—, se han expandido tanto en su adquisición como en sus modalidades. Hoy en día, en espacios especializados —Por ejemplo la clínica Condesa en la Ciudad de México— se puede incluso adquirir retrovirales para antes y después de la exposición al virus para evitar la transmisión del virus: profilaxis pre  exposición (PrEP) y el post exposición (PEP). México, a diferencia de otros países con un similar nivel de desarrollo, se ha comprometido en controlar la epidemia, para después erradicarla. Y ha tomado buenas medidas médicas y económicas para lograrlo. Sin embargo, la mayor dificultad para superar esta epidemia no radica en el gobierno. Se encuentra dentro de nosotros. Una de las mayores dificultades que presenta el VIH es la falta de conocimiento de la gente que lo padece. Una persona que no está consciente que carga con el virus, lo seguirá transmitiendo. Y es aquí donde discursos como “eso a mí no me puede pasar” que entran en juego. Este tipo de pensamiento, nos aleja de realizar pruebas de chequeo. Nos aleja de la enfermedad, de sus implicaciones y de la meta de vivir en un mundo sin VIH. Porque se continua con la idea de que el VIH es una sentencia de muerte; que la sexualidad esta condenada y se estará sometido a una enorme cantidad de medicamentos. Pero la realidad es otra. Es de suma importancia demostrar lo contrario. Promover todos los avances que se han realizado, para difundir y enseñar que tener VIH no significa perder tu vida. Conforme se elimine el prejuicio hacia el VIH, nos acercaremos a una cultura de prevención y chequeo que nos permita poner un alto a esta epidemia, y nos acercara como mexicanos.

Referencias:

Albergue | Ciudad de México | Lacasadelasal.org.mx. (2018). Retrieved from https://www.casadelasal.org.mx/quienes-somos

Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el sida | Gobierno | gob.mx. (2018). Retrieved from https://www.gob.mx/censida

Epidemiología / Registro Nacional de Casos de VIH y sida. (2018). Retrieved from https://www.gob.mx/censida/documentos/epidemiologia-registro-nacional-de-casos-de-sida

Comisión Nacional de Derechos Humanos (2010). Información estadística de expedientes de quejas atendidas por la CNDH del 25 de enero de 2009 al 25 de OCTUBRE del 2010. México. Recuperado de http://www.cndh.org.mx/progate/vihsida/estadist/2010/Quejas_Act.pdf

León, S., Macías, A., & Cruz, A. (1988). Los primeros cinco años de la epidemia de SIDA en México: experiencia en el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán. Salud Pública de México, 30(4), 544-554. Recuperado de http://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/160/153

En México, cada año mueren 4,500 personas por VIH-Sida. (2018). Retrieved from https://www.huffingtonpost.com.mx/2017/12/01/en-mexico-mueren-4-500-personas-cada-ano-por-vih-sida-y-se-infectan-33-personas-al-dia_a_23294055/

1 vista