Lubricantes: Guía para elegir el más adecuado

Por: Daniela Casais Ponce de León

Sabemos que el exceso de fricción durante el coito o durante el contacto con los genitales puede provocar irritación y resultar incómodo, ya que es una zona con tejidos muy sensibles. Esto obstaculiza el placer. Por esta razón, es importante que la zona esté lubricada para estimularla sexualmente.

Sin embargo, a pesar de que nuestros cuerpos producen cierta lubricación natural (con el líquido pre-seminal y la lubricación vaginal), en ocasiones no es suficiente. Esto se puede deber a distintos factores, incluyendo factores médicos (como la edad y la menopausia) y psicológicos (nerviosismo, falta de excitación sexual, disfunciones sexuales, etc.). Es más, incluso aunque nuestros cuerpos produzcan lo suficiente, una lubricación extra nunca sobra y puede ayudar a aumentar la excitación y tener un coito mucho más placentero.

Debido a esto, se inventaron los lubricantes. A pesar de no ser considerado propiamente con un juguete sexual, es un producto que cumple con la función de mejorar la experiencia sexual. Además, frecuentemente se usa como complemento para el uso de cualquier otro juguete sexual para acentuar las sensaciones placenteras.

Un poco de historia

¿Te has preguntado qué se usaba antes de que existieran los lubricantes? Pues resulta que existen registros de que, desde el año 350 a.C., los griegos y los romanos solían utilizar el aceite de oliva como lubricante para las relaciones sexuales. En la actualidad, algunas personas todavía lo utilizan. Por otro lado, los japoneses utilizaban entre los 1600s y 1800s una sustancia llamada “tororo-jiru”, que tiene una consistencia parecida al puré de manzana y se consigue al raspar camote. Además, en China, Corea y Japón, se utilizaba una sustancia pegajosa y resbalosa llamada “carragenano” derivada de un alga marina. Actualmente, esa sustancia se utiliza en la elaboración de lubricantes y condones lubricados. Curiosamente, de acuerdo con estudios, puede ayudar a disminuir el riesgo de transmitir o contraer VPH.5

La saliva es utilizada frecuentemente. Algunos libros chinos del siglo XVIII revelan que la saliva ya se utilizaba en esos tiempos como lubricante. Sin embargo, no es muy efectiva, ya que no dura mucho; se absorbe rápidamente y suele resecar la piel. Además, no es recomendable, ya que puede transmitir algunas ITS como el herpes.5

A partir de los 1900s, la gente empezó a utilizar sustancias elaboradas industrialmente, como la vaselina y el Gel KY, que ahora es una de las marcas más conocidas de lubricantes. Al día de hoy se han popularizado tanto que ahora es común encontrarlos no sólo en sex shops, sino también en farmacias, supermercados y tiendas de conveniencia.5

Tipos de lubricantes

Los lubricantes se pueden categorizar en 3 grupos. Es importante conocer las ventajas y desventajas de cada uno para saber cuándo utilizarlos.

  1. A base de agua: La mayoría de estos productos están elaborados con glicerina. Son solubles en agua, por lo que se pueden enjuagar fácilmente, y son compatibles con los condones de látex y los juguetes de silicona. Son ligeros y de consistencia más líquida. La desventaja es que se secan más rápido, ya que son absorbidos por la piel.

  2. A base de silicona: Son más densos y tienen mayor duración. Por lo mismo, no se limpian tan fácilmente y permanecen más tiempo sobre la piel. Suelen ser los preferidos para el sexo anal, ya que el ano no produce lubricación natural y se necesita un lubricante que dure más tiempo. Son compatibles con los condones de látex, pero dañan los juguetes hechos de silicona.

  3. A base de aceite: Dañan los condones, por lo que aumentan el riesgo de que se rompan y pierdan su efectividad. Además, alteran el pH vaginal. El aceite de cocina, para masajes y de bebé entran en esta categoría y actualmente ya no son muy recomendados.4

En el presente existe una gran variedad de lubricantes de distintos colores, olores y sabores, así como algunos que proporcionan sensaciones de frío o calor. Cada quién elige el que más se le antoja del menú.

Existen algunos, como el Soft Lube Pleasure Plus de Sico o el ID Pleasure Tingling Sensation, que contienen sustancias que estimulan la irrigación sanguínea (como el mentol y el gingko biloba) y pueden provocar sensaciones de frescura o cosquilleo, por lo que incrementan la sensibilidad de la zona y, por tanto, el placer. Es ideal para colocarse en la zona de la vulva para aumentar la sensibilidad del clítoris.

Si lo que buscas es quedarte embarazada, hay otros lubricantes de fertilidad, como el Conceive Plus, que facilitan el embarazo al permitir la movilidad libre de los espermatozoides, ya que los lubricantes convencionales la obstaculizan. Este lubricante imita el moco cervical fértil y ofrece un ambiente amigable para el esperma.3

Algunos lubricantes están diseñados especialmente con el objetivo de proteger las zonas íntimas y mantener equilibrado el pH de la vagina. Recientemente, se crearon los “lubricantes veganos” que están hechos de ingredientes naturales y no contienen espermicidas, colorantes ni perfumes. También hay lubricantes médicos, como el PjurMed. La marca alemana Pjur fue la primera en crear lubricantes libres de glicerina y parabenos (que son sustancias químicas que pueden provocar irritación en pieles sensibles).

Si tienes piel sensible o sueles irritarte con facilidad, estos son la mejor opción. Es mejor que uses lubricantes hipoalergénicos, libres de sustancias irritantes como el glicol de propileno, el nonoxinol-9 y los parabenos (como el propilparabeno y metilparabeno).1

Finalmente, para las mujeres que sufren de infecciones vaginales recurrentes, es mejor evitar lubricantes con ingredientes azucarados (como la glicerina y el sorbitol), debido a que funcionan como alimento para los hongos y bacterias que viven en la vagina y pueden facilitar que proliferen de forma desproporcionada, causando infecciones.1

Ahora que conoces sobre los distintos tipos de lubricantes, elige el que más te guste y te convenga, ¡y disfruta!

Referencias

1Carlton & Chia (2011), “La mujer multiorgásmica: Cómo descubrir la plenitud de tu deseo, de tu placer y de tu vitalidad”. Neo Person Ediciones, Madrid.

2Carrasco, S. (2019), “7 errores peligrosos al usar lubricante en el sexo”. Disponible en: https://sumedico.lasillarota.com/sexualidad/7-errores-peligrosos-al-usar-lubricante-en-el-sexo-sexo-vida-sexual-lubricante-vida-sana/316273

3Conceive Plus (sin fecha), “Cómo funcionan los lubricantes de fertilidad”. Disponible en: https://www.conceiveplus.es/como-funciona/

4Durex (2020), “Cómo elegir un lubricante”. Disponible en: https://www.durex.es/blogs/articulos-sobre-sexo/como-elegir-un-lubricante

5Milenio (2019), “La historia de los lubricantes usados durante el sexo”. Disponible en: https://www.milenio.com/estilo/lubricantes-para-sexo-historia-y-como-han-evolucionado

6Physiodona (2018), “La saliva y el sexo”. Disponible en: https://physiodona.com/saliva-sexo

#educaciónsexual #erotismo #lubricante #placersexual

8 vistas