Sex shops y juguetes sexuales

Por: Daniela Casais Ponce de León

Las tiendas eróticas, mejor conocidas como “sex shops”, son locales donde se vende una amplia variedad de juguetes destinados al placer y la excitación sexual. Hoy en día, existen muchas y pueden ser halladas fácilmente. Incluso tienen sus tiendas en línea, por lo que no es necesario acudir a la tienda. Algunas personas, por vergüenza o tabú, prefieren pedir los productos en línea en lugar de visitar la tienda en persona. Sin embargo, no siempre fue así de sencillo conseguir un juguete sexual.

A pesar de que los juguetes sexuales aún están rodeados de mitos y tabúes, el cine y la televisión han jugado un rol importante en normalizarlos y desestigmatizarlos. Por ejemplo, en la serie Sex and the City se mencionaron en sus episodios algunos juguetes, como los vibradores “Rabbit” y “Magic Wand”, lo que provocó que aumentaran sus ventas de forma significativa. De la misma forma, después del lanzamiento de 50 Sombras de Grey, los juguetes sexuales se normalizaron y popularizaron, mientras que las tiendas eróticas se beneficiaron del incremento de ventas. Incluso salió una línea de juguetes de esa marca.

Pero, ¿cómo surgió la primera sex shop?

Regresemos un poco en la historia para ver cómo surgió todo este negocio…

La fundadora de la primer sex shop fue Beate Uhse, una pilota alemana. Fue la primera mujer en conseguir un permiso para pilotar un avión, y participó en la Segunda Guerra Mundial. Se casó y tuvo un hijo, pero su esposo murió durante la guerra. Después de la guerra, le prohibieron seguir siendo piloto, por lo que buscó una nueva fuente de ingreso y se volvió agente de ventas.

Al tocar de puerta en puerta para vender sus productos, ella escuchaba los testimonios de muchas mujeres que expresaban su preocupación acerca de tener hijos en ese periodo postguerra, ya que era una época difícil económicamente. Decidió ayudar a esas mujeres con lo que su familia le había dado desde pequeña: una educación sexual libre de tabúes. Por lo tanto, publicó un folleto en 1945 llamado “Pamphlet X”, a través del cual educaba a las mujeres acerca de los métodos anticonceptivos naturales. Tuvo mucho éxito y para 1947 había logrado vender 32,000 ejemplares.

En 1951, comenzó a vender condones y libros acerca de la “higiene marital”, que era el término utilizado para referirse a la sexualidad en pareja. Ofrecía un catálogo con distintos productos para mejorar la vida sexual. Tuvo tanto éxito que, en 1962, inauguró la primera sex shop del mundo, conocida en ese tiempo como una “tienda especializada en higiene marital”.

Rápidamente, su tienda fue acusada de ser inmoral. Ella fue criticada y perseguida legalmente durante muchos años, obligándola a enfrentar más de mil juicios en su vida respecto a su negocio. También fue marginada socialmente, pero su negocio siguió creciendo. Posteriormente, en los 70s, las leyes se volvieron más flexibles, por lo que empezó a vender lencería, juguetes, revistas y productos más eróticos. Cinco años después empezó a distribuir pornografía. Las tiendas con su marca se extendieron por Europa e incluso en 1996 logró abrir el Museo Erótico Beate Ushe en Berlín.

Sin duda, Beate Uhse fue una mujer revolucionaria para su época, que logró transformar la forma en la que se perciben la sexualidad y los juguetes sexuales. Veinte años después de su segundo matrimonio, se divorció y empezó a salir con un hombre estadounidense 25 años menor que ella. Murió de neumonía en 2001, a los 81 años, pero su legado continuó. El negocio de las sex shops se esparció por Europa y por todo el mundo.

Y luego, ¿cómo llegaron a México?

El negocio de las sex shops en México empezó en los 90’s, hace poco más de 20 años. Sin embargo, antes eran establecimientos pequeños, oscuros, escondidos en calles pequeñas y a veces con aspecto sucio. Eran clandestinos porque no había permisos para estos establecimientos. Los productos que se vendían eran principalmente para los hombres. Para mujeres sólo había dildos con tamaños irreales y materiales que no eran seguros para el cuerpo. Algunos vendían pornografía, tenían cabinas para ver películas XXX o incluso ofrecían prostitución. Al entrar a una tienda así, había un aura de estar haciendo algo malo.

De hecho, en el Centro Histórico de la CDMX, en la Av. 16 de septiembre, existe una pequeña plaza llamada “Sex Capital”. Se dice que antes había cabinas para practicar sexo en pareja, para parejas swingers o para consumir prostitución, pero los clausuraron y ahora únicamente hay locales. En el primer piso se ubican más de 80 locales con juguetes sexuales económicos, aunque no necesariamente son de buena calidad o hechos de materiales seguros para el cuerpo. Es lo que quedó de las antiguas sex shops en México.

Sin embargo, en los últimos años, el negocio de sex shops en México ha cambiado mucho. Erotika Love Store fue la primera tienda en cambiar este concepto por el de una “boutique de juguetes para adultos”. Abrió su primera tienda en 1998 en la Zona Rosa, haciéndolo un lugar iluminado, con colores claros, amigable y llamativo para el público.

¿A cuál entrarías?

Seguro que has visto una tienda de Erotika en alguna parte, porque actualmente es la cadena de sex shops más grande de México. Según la marca, 8 de cada 10 personas conoce una sex shop y 5 de esas 8 conocen una Erotika. Sus productos son importados, ya que el director opina que los proveedores mexicanos aún no ofrecen productos de la misma calidad que los extranjeros.

Actualmente, tienen más de 50 locales, principalmente en la CDMX (incluyendo zonas como Santa Fe, Condesa, Coyoacán y Polanco), pero también tienen un local en cada estado de la república, excepto por Chiapas. Las sex shops pasaron de ser locales escondidos a estar incluso en centros comerciales, a la vista de toda la gente. Las principales categorías de productos que puedes encontrar son: lubricantes, lencería, juguetes, condones, aceites de masaje y bromas.

Curiosamente, ahora la mayoría de los consumidores son mujeres (70% comparado con el 30% de hombres). Los grupos que más consumen son mujeres, parejas, comunidad gay y hombres, en ese orden. La edad promedio varía entre 18 y 55 años, pero los que más compran tienen entre 25 y 45 años.

En la actualidad, no todos los juguetes para mujeres tienen forma de pene, sino que existe una gran variedad. La tecnología sigue avanzando y permite que se inventen juguetes cada vez más innovadores. Incluso hay juguetes diseñados para usarse en pareja. Hoy en día, la mayoría están hechos de silicona médica, un material hipoalergénico y no poroso, que no guarda bacterias y es seguro para el cuerpo.

La misión de Erotika es hacer más divertida la sexualidad. Su slogan es “nunca dejas de jugar, sólo cambias de juguete”. Es curioso que su venta de juguetes sexuales durante la cuarentena han aumentado en 280%. Quizás el aislamiento y el tiempo libre nos han llevado a cuestionar qué podemos hacer para procurar nuestro placer sexual.

Además de Erotika, existen muchas otras tiendas en línea que aún no han abierto un local, como Meibi, We Love Sex, Sex Place, Kinky Toys, Love Factory y Red Door Mexico. Visita sus tiendas en línea para enterarte de los productos que ofrecen.

Actualmente está surgiendo un nuevo concepto de tiendas o boutiques eróticas, en las que, además de ofrecer juguetes sexuales y lencería, venden libros sobre sexualidad y ofrecen servicios como orientación o terapia sexual.

Por ejemplo, en México existe Zona G, que es una sex boutique con sucursales en Satélite, Toluca y Querétaro. Su dueña, Lizette López, decidió crear en 2013 una tienda erótica en línea que hiciera énfasis en la salud sexual, y más tarde abrió un local. Se capacitó como sex coach para orientar a sus clientes de una mejor manera acerca de dudas sobre asuntos sexuales o sobre el uso de ciertos juguetes. Los asesora por medio de consultas que hacen de manera presencial en el local o a través del chat de la tienda virtual.

Entrar a una sex shop ya no debe ser motivo de pena o vergüenza. Ciertamente, los juguetes sexuales pueden ayudarnos a seguir experimentando nuestra sexualidad de manera libre y plena. La buena noticia es que cada vez se normalizan más, además de que se inventan más y mejores productos para enriquecer nuestra experiencia sexual.

Referencias

Erotika (2018), “Sobre Erotika”. Disponible en: https://www.erotika.com.mx/sobre-nosotros

It’s History (2015), “Playing with Pleasure: History of Sex Toys” [Youtube]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=JuTSshgCvVI&feature=youtu.be

Martínez, N. (2012), “La ruta del sexo”. Chilango. Disponible en: https://www.chilango.com/ciudad/ruta-del-sexo/

Publímetro (2019), “La historia detrás del primer Sex Shop del mundo”. Disponible en: https://www.publimetro.co/co/estilo-vida/2019/10/16/la-historia-detras-del-primer-sex-shop-del-mundo.html

Ramírez, C. (2009), “Guillermo Shiroma, director comercial de sex shop”. Disponible en: https://www.letraslibres.com/mexico-espana/guillermo-shiroma-director-comercial-sex-shop

Rodríguez, A. (2020), “Se multiplica venta en línea de juguetes sexuales durante Emergencia Sanitaria”. Disponible en: https://www.sdpnoticias.com/negocios/venta-juguetes-sexuales-emergencia-sanitaria-sex-shop-covid-19.html

Wojcik, N. (2019), “The woman behind the world’s first sex shop: Beate Uhse”. Disponible en: https://www.dw.com/en/the-woman-behind-the-worlds-first-sex-shop-beate-uhse/a-50970530

#placersexual #sexshop #masturbación #autoerotismo #juguetessexuales #mujeres

22 vistas