Sexo casual: ¿placer o culpa?

Por: Isaac Torres

¿Conoces a un amigo que tuvo relaciones sexuales con alguien que conoció en Tinder? ¿Tal vez en Grindr? ¿Incluso en un bar o la fiesta de una amiga? Cualquiera que sea la forma, muchos hemos escuchado de una persona (o somos esa persona) que ha tenido sexo con alguien que conoció por alguno de estos medios.


Hoy en día es común escuchar relaciones de sexo casual, también conocidas como one night stand. Este término es utilizado para definir una relación que tiene el único fin de tener relaciones sexuales, generalmente una sola vez, con una persona que puede ser conocida o no. Hoy en día se ha encontrado que las personas que más ejercen esta practican son adultos jóvenes de 18 a 25 años, sin importar el sexo (Wentland & Reissing, 2014).

Si bien este no es un fenómeno nuevo, los medios actuales, en especial el internet y el cine, lo han hecho más visible (Fogel & Kovalenko, 2013) y han facilitado que suceda (como las famosas apps de ligue). Asimismo, esta visibilidad ha permitido que cada persona tome distintas posturas ante este fenómeno, tomando en cuenta que culturalmente las relaciones monógamas se consideran lo natural o ideal, lo cual lleva a pensar que es esperado tener una pareja sexual estable (Rodrigue et. al., 2015).

Por un lado, puedes tener a ese amigo que prefiere solo tener relaciones casuales y sentirse satisfecho. Distintos medios, en especial revistas en línea (Como Vice, CNN, Cosmopolitan) han publicado artículos que hablan de las ventajas de esta práctica, entre las cuales están: reducción del estrés, mejorar la calidad del sueño, mejorar la salud cardiovascular y explorar la propia sexualidad, sin mencionar la posibilidad de tener placer sin otro compromiso. Desde este punto de vista, la idea puede sonar ideal para algunos por tantas ventajas.

Pero, ¿hay algo del otro lado? Tal vez también has escuchado a un amigo o amiga decir que se sintió mal, avergonzado o arrepentido después de tener sexo con un desconocido. ¿Por qué se da esto? Veamos qué dice la ciencia.

Una investigación (Campbell, 2008) encontró que después de una one nigth stand, los hombres presentaban mayores sentimientos positivos que las mujeres, es decir, se sentían más confiados, sexualmente satisfechos y con deseos que compartir lo ocurrido con amigos; por otro lado, las mujeres sentían más sentimientos negativos, es decir, usadas, decepción de que no llegara a algo más la relación, incluso miedo de quedar embarazadas o contraer una ITS.

Otra investigación (Woerner & Abbey, 2017) encontró también que los hombres tienen una visión positiva más alta del sexo casual que las mujeres, tanto consigo mismos como con otros hombres. Asimismo, encontró que aquellas personas con creencias de roles de género más rígidos, por ejemplo, creer que la mujer solo debe tener una pareja mientras que el hombre puede tener muchas, sin importar el sexo ni la orientación sexual, tendían a sentir mayores sentimientos negativos después de una relación sexual casual y tendencia a ver como algo negativo cuando alguien más lo hacía. Algo similar pasa también en hombres gay y mujeres lesbianas, pues reportan que el estereotipo de ser alguien promiscuo por lo que han hecho influye en tener sentimientos de culpa después de tener sexo con alguien desconocido (Pinsof & Haselton, 2017).

¿Qué nos dice esto? Al parecer en la sociedad hay dos mensajes. Por un lado, los medios favorecen e invitan a esta práctica, pero del otro lado, se pueden generar sentimientos displacenteros en quien eligen explorar su sexualidad de forma diferente. Cabe señalar que tanto disfrutar de esta práctica como sentir algo negativo son experiencias válidas y no hay una más deseable que otra, pero, ¿significa algo que las mujeres y la población LGBT tengan mayor tendencia a sentir remordimiento por tener sexo casual?

——

Pueden ver más del tema en esta conferencia de Terri Conley, quien habla de una mayor tendencia de las mujeres y hombres gay a sentirse culpables por el sexo casual y algunas razones sociales.


——

En este punto cabe recordar la ola de movimientos feministas y LGBT+ en las últimas décadas. En el ámbito de la sexualidad, ambos han tenido el objetivo de luchar contra un sistema patriarcal y machista que solo beneficia la sexualidad del hombre heterosexual a costa de la inequidad. Asimismo, ambos movimientos han tenido los objetivo de visibilizar y reconocer los derechos sexuales para todos, incluidos el pacer y del derecho de cada persona de vivir su sexualidad como más le plazca sin tener que ser juzgado por eso. Sin embargo, parece que aún predominan en la sociedad estereotipos tan fuertes que muchas personas los han internalizado e impiden que la sexualidad sea algo placentero.

Con la información anterior, cabe resaltar que cada uno tiene el derecho de disfrutar su vida sexual como quiera, siempre y cuando no haga daño a otro ni a sí mismo. Y claro, sobre todo, siempre sobre todo, con protección.

Ahora ya puedes entender por qué ese amigo que se sintió mal después de hacerlo, o esa amiga que se espantó por no quedar embarazada no son los únicos, y también a ese amigo que disfruta de tener varias parejas sexuales. Incluso permite pensar si también nosotros replicamos estos estereotipos y juzgamos a otros cuando nos cuentan que la pasó muy bien la noche anterior.

Lista de referencias

Campbell, A. (2008). The Morning after the Night Before. Human Nature, 19(2), 157–173. https://doi.org/10.1007/s12110-008-9036-2

Fogel, J., & Kovalenko, L. (2013). Reality Television Shows Focusing on Sexual Relationships Are Associated with College Students Engaging in One-Night Stands. Journal of Cognitive & Behavioral Psychotherapies, 13(2), 321–331. Retrieved from http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=90644382&site=ehost-live

Pinsof, D., & Haselton, M. G. (2017). The effect of the promiscuity stereotype on opposition to gay rights. PLoS ONE, 12(7), 1–10. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0178534

Rodrigue, C., Blais, M., Lavoie, F., Adam, B. D., Magontier, C., & Goyer, M.-F. (2015). The structure of casual sexual relationships and experiences among single adults aged 18-30 years old: A latent profile analysis. Canadian Journal of Human Sexuality, 24(3), 215–227. https://doi.org/10.3138/cjhs.243-A1

Wentland, J. J., & Reissing, E. (2014). Casual sexual relationships: Identifying definitions for one night stands, booty calls, fuck buddies, and friends with benefits. Canadian Journal of Human Sexuality, 23(3), 167–177. https://doi.org/10.3138/cjhs.2744

Woerner, J., & Abbey, A. (2017). Positive Feelings After Casual Sex: The Role of Gender and Traditional Gender-Role Beliefs. Journal of Sex Research, 54(6), 717–727. https://doi.org/10.1080/00224499.2016.1208801

#onenightstand #placersexual #sexocasual

6 vistas