¿Te late algo más que el látex?

Por María Jesús Mazón

Generalmente, es en la etapa de la adolescencia en la que se comienza una vida sexual activa. En promedio, los hombres inician su vida sexual a los 16-17 años y en el caso de las mujeres, tristemente sus primeras relaciones sexuales pueden ser consecuencia de una violación sexual, acoso sexual, chantaje emocional, o por la famosa prueba de amor, la cual seguramente has escuchado.

Pero, aunque conozcan de métodos para evitar un embarazo no planeado, o bien, para prevenir una infección de transmisión sexual; no es común su uso durante las primeras relaciones sexuales. Pues, por un lado, las construcciones de género que nos han impuesto obstaculizan el uso de cualquiera de los métodos anticonceptivos; en el caso de las mujeres, está mal visto que lleven en su bolsa o cartera cualquier tipo de preservativo; por otro lado, si bien los hombres no parecen tener problema en cargar uno en el bolsillo, muchos piensan que su hombría o su masculinidad pueden verse comprometidas. También, es común escuchar no querer usar algún método anticonceptivo, pues se tiene la idea que será más fácil que con ellos se genere alguna situación de infidelidad, o por alguna idea religiosa.

Debido a lo anterior, sólo el 39.5% opta por usar el condón masculino; por ello, no es sorprendente escuchar que México es el país número uno en embarazos adolescentes.

Además, dentro de la sociedad en la que nos encontramos, la responsabilidad de la planificación familiar recae, principalmente, en las mujeres; así, existen muchos más métodos anticonceptivos para ellas, que para los hombres; posiblemente por ser quienes se embarazan y por el rol de cuidadora de los hijos que se asigna al sexo femenino, excluyendo y deslindando de casi toda responsabilidad a los hombres.

Hoy en día, muchas clínicas de planificación familiar, han intentado que los hombres jueguen un papel mucho más activo. Sin embargo, las acciones tomadas no responden a las necesidades particulares de los hombres, por lo que se sigue considerando una tarea de mujeres.

Ahora bien, seguro conoces algún método anticonceptivo masculino, el condón masculino, por ejemplo, es el preservativo más utilizado. Pero existen otros métodos como los espermicidas o la vasectomía, la cual es un procedimiento quirúrgico en el que se cortan los conductos deferentes, impidieron el paso de los espermatozoides, que sirven al momento de la planificación familiar, pero que, por las razones antes expuestas, son poco consideradas.

En los últimos años, se ha hablado de la píldora anticonceptiva masculina, la cual ha causado mucha controversia por los efectos secundarios que esta puede tener sobre el hombre. No obstante, un grupo de investigadores de la Universidad de Washington expusieron sus resultados de la misma; al parecer, es un fármaco compuesto de progestina y testosterona, las cuales ayudan a disminuir la producción de espermas. Algunos de los efectos secundarios fueron: acné, disminución del deseo sexual, dolores de cabeza y aumento de peso, todos los síntomas se revirtieron al dejar de utilizarlos. Esto provocó que muchos hombres se opusieran a su uso; por el contrario, muchas mujeres se enojaron, pues percibieron que ellas sí tienen que aguantarse todos los efectos secundarios de las píldoras y otros métodos anticonceptivos sin que su opinión sea tomada en cuenta. Si bien es cierto que, la píldora anticonceptiva masculina todavía no es una realidad, en un futuro, es posible que sea un buen método anticonceptivo, por lo que hombres: ¡no se espanten!, cuando salga al mercado estará lista para su uso y probablemente será una excelente opción de planificación familiar.

Me parece importante recalcar, que una relación sexual y las consecuencias de la misma, es responsabilidad de todas las personas involucradas en ésta; por lo que es vital que conozcan todas las opciones para prevenir, tanto un embarazo como una infección de transmisión sexual; quitando las ideas internalizadas de género y tomando igual responsabilidad en las mismas.

Referencias

Aspilcueta, D. (2013). Rol del varón en la anticoncepción, como usuario y como pareja. Rev Perú Med Exp Salud Pública, 30(3), 480-486.

Campiña, J. (05 de 03 de 2017). ¿Por qué hay tan pocos anticonceptivos para hombres? Recuperado el 16 de 09 de 2019, de https://medium.com/opini%C3%B3n-con-foro/por-qu%C3%A9-hay-tan-pocos-anticonceptivos-para-hombres-2f6fe8ffd29b

Covarrubias, E., Ramírez, R., Verde, E., Rivas, J., & Rivero, L. (2016). Utilización de métodos anticonceptivos en estudiantes de enfermería. Investigación en Enfermería: Identidad y Desarrollo, 18(1), 31-43.

Martínez, Y., & Díaz, Z. (2015). Percepciones de los hombres sobre sus necesidades de atención en la Consulta de Planificación Familiar. Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología, 41(3), 297-306.

Miguel, L. (28 de 03 de 2019). Píldora anticonceptiva masculina es testada exitosamente en seres humanos. Recuperado el 16 de 09 de 2019, de https://nacionfarma.com/pildora-anticonceptiva-masculina/

#hombres #vasectomía #preservativo #condón #relaciónsexual #métodosanticonceptivos #construccióndegénero #embarazoadolescente #planificaciónfamiliar