Tratamiento para personas con VIH

Sofía Villarreal

El VIH no es una enfermedad, sino que es un virus, el cual se puede transmitir a otras personas por tres vías: sexual, sanguínea o perinatal. Para que una persona pueda detectar si tiene el virus en el cuerpo o no, debe hacerlo mediante pruebas de sangre: pruebas rápidas, pruebas ELISA o Western Blot.

En caso de que una persona reciba un resultado positivo, sería importante que el tratamiento se inicie lo más pronto posible después de haber recibido el diagnóstico; sobretodo si hablamos de mujeres embarazadas, personas en fase de SIDA o con alguna otra infección ocasionada por la presencia del virus en el cuerpo. Pero, ¿cómo funciona el tratamiento para personas con VIH? Actualmente, existen medicamentos llamados antirretrovirales (ARV) los cuales evitan que el virus se reproduzca y que, por lo tanto, este no afecte al sistema inmunitario (controlan el virus, pero no lo curan). Existen 7 clases distintas de ARV; la combinación que se da depende de varios factores y de los efectos secundarios que estos puedan provocar. Generalmente se incluyen 3 medicamentos de por lo menos 2 clases que deben tomarse diario.

Por otra parte, el tratamiento del VIH va más allá de solamente tomar medicamentos. Es muy importante que el paciente haga visitas frecuentes al infectólogo (3 a 4 meses en la mayoría de los casos) para repetir el recuento de células CD4 (defensas) y analizar la carga viral en el cuerpo, es decir, la cantidad de virus que está en la sangre. Igualmente, es esencial fortalecer las defensas por medio de una buena alimentación, descanso, actividad física y evitando drogas, tabaco y alcohol.

Por último, pero no menos importante, una parte fundamental del tratamiento a personas con VIH es la atención psicológica; es decir, una atención a nivel emocional. Este proceso, puede ayudar a la persona a comprender y aceptar su diagnóstico ya que, este va a afectar de diferente manera a cada persona. Por esto es importante que el profesional de la salud mental considere el momento del diagnóstico en la vida de la persona, momento en el curso de la infección, creencias previas en relación al VIH y redes de apoyo. Con esto, se podrá hacer un trabajo en donde se ayude a reforzar la adherencia al tratamiento, la cual hace referencia a estar completamente informado sobre el VIH, la importancia del autocuidado, tomar los medicamentos cómo el médico lo indique para evitar generar una resistencia a los mismos, hacer visitas periódicas con el infectólogo, etc. Igualmente, a lo largo de este proceso, se puede trabajar el develamiento, que hace referencia a hecho de poder hablar del diagnóstico erradicando los tabúes que lo rodean para poderse aceptar a sí mismo.

En conclusión, debemos saber que existe un tratamiento eficaz que puede ayudar a controlar el VIH y que se puede complementar desde distintas disciplinas. Sin embargo, este tratamiento debe seguirse de por vida, ya que recordemos que esto solo controla el virus, pero no lo cura. Así mismo, el paciente debe estar completamente comprometido con su salud física y mental para evitar enfermedades relacionadas con el VIH, evitar reinfecciones, etc.

Arístegui, I. Abordaje psicológico de personas con VIH [Ebook]. Buenos Aires: Fundación Huesped.

Tratamiento para la infección por el VIH: Conceptos básicos El VIH/SIDA. (2018). Retrieved from https://infosida.nih.gov/understanding-hiv-aids/fact-sheets/21/51/tratamiento-para-la-infeccion-por-el-vih–conceptos-basicos

1 vista