“Tus partes”, “pepita”, “piningüini” o ¿cómo le enseño a mi hijo

Por Antonella Arguelles Gutiérrez

¿Sabías que la sexualidad está presente en nuestros hijos(as) desde que nacen? Generalmente creemos que la sexualidad inicia con nuestra primera relación sexual, pero empieza desde que estamos en el vientre y nos asignan el color rosa o azul. Por ello, la educación sexual desde chiquitos es significativa para tener un proceso de desarrollo saludable.

Antes de continuar, es importante entender que la sexualidad es mucho más que las relaciones sexuales y los genitales; también, se encuentra ligada a la forma en que nos vinculamos con otros, el desarrollo de nuestra identidad, las formas en que experimentamos placer, la salud física y mental, así como con la transmisión de información sobre la misma. Por esto último, los padres somos agentes fundamentales para bridarle educación sexual a nuestros hijos(as); ayudándoles a comprender y vivir su sexualidad de manera sana, positiva y responsable.

Es común que nos genere incomodidad o pena hablar de sexualidad, pero ¿sabías que ya le has dado información a tu hijo(a)? Al enseñarle hábitos de higiene y cuidado del cuerpo, darle información sobre cómo comportarse si es hombre o mujer, sobre cómo relacionarse y cómo expresar sus sentimientos. Recuerda que siempre serás ese modelo con quien se identificará tu hijo(a) desde niño, por lo que tus acciones y palabras le ayudarán a formar su identidad.

Debes saber que desde el momento en que tu bebé deja el pañal, él/ella comenzará a explorar sus genitales; esta conducta irá aumentando con la edad y podrás notar que toca sus genitales con frecuencia. Es súper importante que le permitas a tu hijo(a) explorar su cuerpo para que comience a formar una imagen completa y positiva de sí mismo. ¡Pero no puede hacer esto en todos lados, ni con cualquiera!, acuérdate de ir poniendo los límites adecuados.

Alrededor de los 3 años, te empezará a preguntar porqué las niñas y niños son diferentes; el juego es una gran herramienta para permitir que explore y aprenda sobre ambos. Y antes de que lo esperes llegará la famosa pregunta: “¿de dónde vienen los bebés?”, entonces ¡PÁNICO!, ¿qué hago?, ¿cómo le contesto?… En realidad, no hay una sola respuesta correcta, ya que depende del grado de madurez de tu hijo(a) y de tu comodidad; lo que es importante tomar en cuenta es dar información real y clara. Por favor no le digas que te comiste una semilla o que lo trajo la cigüeña, puedes sólo hablar de una célula que va creciendo en el vientre; alrededor de los 8 años puedes comenzar a dar respuestas más complejas.

Seguro te has enfrentado a varias barreras al momento de hablar sobre sexualidad; por ejemplo: incomodidad y miedo, influencia de mitos, creer que no sabes suficiente, dificultad para aceptar la sexualidad de tus hijos, etc. Debes tener en mente que estas barreras pueden generar culpa o vergüenza en tu hijo(a).

¿Qué SÍ puedes hacer?

  1. Normaliza y valida sus preguntas para que no sienta pena o culpa.

  2. Ten una idea clara de lo que sabe y el lenguaje que utiliza para expresarlo; puedes hacer preguntas como: ¿tú qué crees?, y responder con un vocabulario similar.

  3. Muéstrate accesible a sus preguntas o conductas para generar confianza.

  4. Responde con honestidad; en caso de que no tengas una respuesta clara, se vale aceptarlo y buscar información en fuentes confiables para poder resolverle la duda en otro momento; puedes hacer uso de material didáctico.

  5. La información que le brindes a tu hijo(a) siempre deberá de ir a la par con su edad y el grado de madurez.

  6. Utiliza un lenguaje claro; a pesar de que creemos que nuestros hijos no podrán aprender palabras complejas como “pene” y “vulva”, es más nuestra incomodidad lo que nos impide enseñarles los términos correctos. La claridad en los conceptos le va a permitir en un futuro tener una actitud positiva sobre su cuerpo y ante la expresión de la sexualidad.

  7. Enséñale a tu hijo(a) sobre el desarrollo de ambos sexos.

  8. Actualiza tus conocimientos con fuentes de confianza.

  9. Respeta sus gustos e ideas.

  10. Siempre asegúrate de que comprenda tus respuestas o explicaciones.

Referencias:

Anderson, S. et al. (2009). ¿Y entonces, qué digo?Planned Parenthood of New York City.

Anticoncepción Siglo XXI. (s.f.). ¿Sabes cómo hablar de sexo con tus hijos?Sociedad Española de Contracepción.

Ortiz, G. (s.f.). Sexualidad a través del desarrollo. Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A.C. º

#identidad #padres #sexualidad #educaciónsexual #salud #tips #infantil

0 vistas