Vagina

28 de Agosto del 2018

Por: Fernanda González Valenzuela 

La anatomía sexual de la mujer se divide en órganos internos y externos. Hyde (2006) menciona que los órganos internos son la vagina, bulbos vestibulares, glándulas de Skene, útero, un par de ovarios y un par de trompas de Falopio. A continuación, se hablará específicamente de la vagina, de su composición así como su funcionamiento.

Los órganos sexuales femeninos, no están expuestos, por lo que no son visibles. Esto conlleva que las mujeres, no tengan la facilidad, a diferencia de los hombres, de explorar sus órganos sexuales, cosa que se veía reforzada por una sociedad que contemplaba los órganos sexuales como parte importante únicamente de la reproducción sexual. Es debido a esto, que actualmente, se está impulsando la cultura de generar en las mujeres cierta educación en cuanto a la importancia que tiene el autoconocimiento de su cuerpo con el fin de generar un autocuidado de su salud, así como una vida sexual que pueda ser tanto placentera como consciente en cuanto a todo lo que está implicado.

La vagina es igualmente conocida como canal de parto debido a que es por donde viaja el bebé al momento de nacimiento. Así mismo, es en este órgano en donde el pene se inserta durante el coito. Todo esto es posible a que la vagina es un órgano muy flexible cuyas paredes descansan juntas. Las paredes presentan tres capas, siendo la capa interna, la mucosa vaginal; la capa media meramente muscular y la capa externa que forma una cubierta (Hyde, 2006).

Hyde (2006) ejemplifica que, debido a las paredes mencionadas anteriormente, la vagina en estado de reposo se observa como si fuese un globo desinflado, el cual se infla al momento de la excitación haciendo un hueco que permite la entrada del pene, mismo hueco que hace al momento del parto. Esta flexibilidad de las paredes disminuye e incluso llegan a adelgazar conforme la edad de la mujer.

El orificio vaginal o himen consiste en “una membrana elástica cuyo tamaño y forma son diversas”, este permite que el flujo del sangrado de la menstruación. Este puede desgarrarse a partir de la primer relación sexual, motivo por el cual es considerado como el reflejo de que la mujer mantiene su virginidad sin embargo, investigaciones han reflejado que este puede desgarrarse por motivos diversos como la realización de actividades deportivas o simplemente un cierto esfuerzo que la persona haya realizado (Dupin & Hédon, 2003).

De igual forma, durante la excitación sexual, posterior a la estimulación física o psicológica, comienza lo denominado vasocongestión, lubricación provocada por “una extensa red de vasos sanguíneos en los tejidos que rodean la vagina hinchada de sangre” (Crooks & Baur, 2009, p. 98). Esta lubricación contribuye a “alcalinizar el equilibrio químico de la vagina, que es normalmente ácido” (Crooks & Baur, 2009, p. 98), esto aumenta la probabilidad de un embarazo, pues este equilibrio químico permite que los espermatozoides puedan desplazarse a una velocidad mayor e incluso puedan sobrevivir mas tiempo. Por otro lado, la lubricación “hace resbaladizas las paredes de la vagina, lo cual facilita la penetración del pene” (Crooks & Baur, 2009, p. 98) e incluso hace placenteros los movimientos de empuje presentes en el coito. En el caso de una lubricación insuficiente son diversas las formas con las que puede atenderse, dependiendo de la causa.

Por otro lado, vale la pena mencionar el punto Grafenberg (G), ubicado dentro de la pared anterior de la vagina. Está compuesto por glándulas de Skene y de conductos que rodean la uretra. Acorde con algunos científicos muchas mujeres han obtenido excitación sexual en esta área así como orgasmos e incluso presentado eyaculación (Crooks & Baur, 2009).

Crooks, R., Baur, K. (2009). Nuestra sexualidad. México. Cengace Learning.

Dupin, P., Hédon, F. (2003). Sexualidad Femenina. México. Siglo veintiuno editores.

Hyde, D. (2006). Sexualidad Humana. 9a edición. México. McGraw Hill.

McCary, J. (1996). Sexualidad Humana de McCary 5a. edición. México: El Manual Moderno.

#órganossexualesfemeninos