¿Viernes de qué?: Riesgos de la asfixia erótica

Por María Moreno

Existe un universo de prácticas sexuales, que son diversas para cualquier gusto; no obstante, pueden existir comportamientos sexuales de riesgo que están asociadas a consecuencias negativas sociales y de salud, como es el caso de la asfixia o hipoxia erótica. 

La asfixia erótica es la práctica sexual donde se impide la respiración propia o la de la pareja con el fin de incrementar placer durante el orgasmo. Se tienen registros de dicha práctica desde varios años atrás en culturas de esquimales y pueblos asiáticos; asimismo tiene influencias de otras prácticas sexuales como el BDSM y el masoquismo, incluso Marqués de Sade describió la asfixia erótica en su novela “Justine” y actualmente también es conocida como “breathplay”.

Ya sea en pareja o individual existen muchas técnicas para disminuir la cantidad de oxígeno, va desde apretando el cuello con las manos, cuerdas, corbatas, cinturones o hasta la inhalación de gases asfixiantes. La idea principal es el goce y dolor que es provocado durante la actividad sexual, aunque realmente el aumento de placer se debe a la falta de oxígeno que eleva niveles de CO2 provocando que se multipliquen sensaciones.

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría ha considerado la hipoxia erótica como una parafilia, e incluso las personas que la practican compulsivamente se le ha denomiado como asfixiofílicos.

Es una práctica de riesgo puesto que algunas de sus consecuencias es el vértigo, mareo, daños irreversible, aumento de retención de dióxido de carbono que provoca fallas en mecanismo de escape que muchas veces termina con la vida de la persona. Se desconoce el número exacto de las muertes por la asfixia erótica, puesto que muchas veces se queda como algo “secreto” u “oculto”.

Existen registros desde el año 2016 en donde los habitantes de la Ciudad de México practicaban la asfixia erótica, durante ese mismo año la PGJDF contabilizó 15 muertes debido a la práctica sexual. Actualmente para México es complicado tipificar los casos registrados, puesto que a pesar de que se espera un consenso mutuo muchas veces puede ser considerado como un homicidio culposo.

Como se mencionó anteriormente, debido a la falta de oxígeno al cerebro se recibe información contradictoria donde el sufrimiento se siente placentero, y el principal problema es que es difícil diferenciar el placer y dolor.

No existe algún manual o libro que ayude o facilite la asfixia erótica, por lo que no hay un nivel de fuerza/opresión, tiempo de asfixia, ni conocimiento de síntomas a los que debemos tomar en cuenta, además de reconocer las diferencias personales de umbral de dolor y resistencia.

Como cualquier otra práctica sexual es muy importante conocer los riesgos de ella y saber cómo puedes disfrutar del placer de manera segura, también es sumamente importante la comunicación de tu pareja y conocer los límites de cada uno. Existen muchas otras prácticas y técnicas sexuales que intensifican el placer sin poner en riesgo nuestra vida, es tarea de cada uno de nosotros conocernos y saber qué nos gusta y ponerlo en práctica.

Referencias:

  1. Díaz-Loving. R & Robles, S. (2011). Salud y Sexualidad. México: Universidad Nacional Autónoma de México. Pp. 316-356

  2. Álvarez, E. (2018). Asfixia erótica, orgasmo al borde de la muerte. Con acceso el 8 de septiembre. Obtenido de https://masalladelplacer.com/asfixia-erotica/

  3. Garay, J. (2019). Viernes de ahorcar… se ¿Por qué asfixiarnos aumenta nuestro orgasmo?. Con acceso el 8 setiembre 2019. Obtenido de https://malv.news/especiales/viernes-de-ahorcar-rucas-hipoxifilia-autoasfixia-erotica-muertes-que-es-explicacion

  4. Yañez, I. (2016). Una práctica sexual que va en aumento en la Ciudad de México. Con acceso el 8 de septiembre. Obtenido de https://elbigdata.mx/investigaciones/asfixia-erotica-entre-el-placer-y-la-muerte/

#AsfixiaErótica #riesgos #Erotismo #saludsexual #sexualidad #conductasexualderiesgo #cultura #PrácticaSexual