VIH y Derechos Humanos

Por: Mariana Zaldívar

Uno de los problemas fundamentales que enfrentan las personas infectadas por VIH es la privación y violacion de sus derechos. De acuerdo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los derechos humanos relacionados con el VIH y el SIDA incluyen el derecho a la vida; a la libertad y la seguridad de la persona; el derecho al nivel de salud mental y física más alto que pueda obtenerse. También se relacionan el derecho a la no discriminación; la igualdad de protección y los derechos de tener igualdad ante la ley. Los derechos a la libertad de circulación; de procurar y gozar de asilo; a la vida privada y a la libertad de expresión y opinión y el derecho de recibir y difundir informaciones libremente son otros de los derechos relacionados con el VIH. También el derecho a la libertad de asociación; de contraer matrimonio y fundar una familia; el derecho al trabajo; el derecho de acceso a la educación en condiciones de igualdad; el derecho a un nivel de vida adecuado; el derecho a la seguridad social, la asistencia y el seguro social; el derecho a participar en los adelantos científicos y sus beneficios; el derecho a participar en la vida pública y cultural; y por último el derecho a no sufrir torturas ni otros tratos ni penas crueles, inhumanos o degradantes (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2011).

Aunque hoy en día no existe ningún tratado o convenio internacional que aborde específicamente el VIH, existen diversas estipulaciones en tratados y declaraciones internacionales de derechos humanos que se han interpretado que tienen implicaciones significativas para la eficacia de la respuesta tanto al VIH como al Sida. En ese sentido, diversas observaciones generales de la ONU hacen alusión a los deberes del Estado frente al VIH (ONUSIDA, 2007).

Aunque son múltiples los derechos de las personas con VIH, sin duda, los derechos a la salud y no discriminación cobran particular relevancia.

En relación con el derecho a la salud, la CoIDH se ha pronunciado extensamente sobre los deberes específicos derivados del derecho a la salud de las personas con VIH. Así ha señalado que: el derecho a la salud de las personas que viven con el VIH incluye el acceso a bienes de calidad, servicios e información para la prevención, tratamiento, atención y apoyo de la infección, incluida la terapia antirretrovírica y otros medicamentos, pruebas diagnósticas y tecnologías relacionadas seguras y eficaces para la atención preventiva, curativa y paliativa del VIH, de las enfermedades oportunistas y de las enfermedades conexas, así como el apoyo social y psicológico, la atención familiar y comunitaria, y el acceso a las tecnologías de prevención (Caso Cuscul Pivaral y otros vs. Guatemala, 2018).

En cuanto al derecho a la igualdad y no discriminación el Comité DESC ha señalado que los Estados deben tener como objetivo asegurar el acceso universal sin discriminación a todas las personas, entre ellas a las que pertenezcan a grupos desfavorecidos y marginados, a toda una serie de servicios de atención de la salud sexual y reproductiva, incluyendo la atención de la salud materna y la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA159. Este deber también ha sido retomado por la CoIDH (Caso González Lluy y otros Vs. Ecuador, 2015)

En México, estos derechos derivan tanto de la CPEUM, como de la Ley General de Salud. También se establecen medidas específicas en la Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana NOM-010-SSA2-1993 (modificada en 1999). A partir de estas disposiciones, la CNDH ha publicado una cartilla que contiene los siguientes derechos:

  1. Nadie está obligado a someterse a la prueba de detección del VIH, ni a declarar que vive con VIH o con sida.

  2. La prueba de anticuerpos es voluntaria.

  3. Las víctimas de violación sexual tienen derecho a una valoración para que, en caso de requerirlo, reciban profilaxis postexposicional al VIH, durante el tiempo que sea necesario.

  4. Los resultados de las pruebas deben ser manejados de forma anónima y confidencial.

  5. Derecho a ejercer la sexualidad con protección y a tener hijos de las personas que viven con VIH.

  6. Vivir con VIH o con sida no puede ser considerado como causal para la negación de servicios de salud, despido laboral, expulsión de una escuela, desalojo de una vivienda o expulsión del país, pérdida de patria potestad o guardia y custodia.

  7. Derecho a los servicios de salud.

  8. Derecho a la información.

(CNDH, 2019)

Referencias:

Caso Cuscul Pivaral y otros vs. Guatemala, Sentencia de 23 de agosto de 2018. Párrafo 114.

Caso González Lluy y otros Vs. Ecuador. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de septiembre de 2015.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos. (2019). Otras publicaciones de interés relacionados con el VIH. Recuperado de: https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/doc/Programas/VIH/OtrasPublicacionesdeinteresrelacionadosconelVIH/Otros documentos relevantes/educadoresVIHyDH.pdf

Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación General No. 22: relativa al derecho a la salud sexual y reproductiva (artículo 12 del Pacto), 2 de mayo de 2016, U.N. Doc. EC.12/GC/22, párr. 45.

Manual sobre el VIH y los Derechos Humanos para las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) 2007, Pg. 70

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. (10 de junio de 2011). ACNUDH: VIH. Recuperado de https://www.ohchr.org/sp/issues/hiv/pages/hivindex.aspx

1 vista