¿Y tú complaces a las normas o a tus deseos?

Escrito por: Ana Paula Villazón

¿Tener relaciones sexuales nos hace sentir mejor? ¿Por qué en ocasiones se percibe como algo negativo?

El bienestar de las personas se da cuando se cubren las necesidades más básicas, como lo son los vínculos afectivos y la satisfacción erótica. Mejor conocidos como el amor y el sexo. El deseo sexual es la motivación de buscar placer erótico en el encuentro con el otro, mientas que el amor impulsa al ser humano a buscar vínculos afectivos. A lo largo de la vida el ser humano crea representaciones mentales y es de ahí donde surgen los diferentes estilos de apego.

La teoría del apego se divide en 3 grupos, encuentra con cual te identificas:

  1. Ansioso ambivalente: Se sobre activa el sistema de apego y percibe mayor amenaza, rechazo, protección, celos y una mayor vulnerabilidad a la soledad

  2. Evitante: Se desactiva el sistema de apego, estas personas evitan la intimidad y dentro de sus relaciones hay falta de confianza.

  3. Seguro: Se muestran confiadas, disfrutan de la intimidad y aceptan la dependencia propia.

Sin importan en que grupo te hayas ubicado, es importante tomar en cuenta que La sexualidad está presente a lo largo de toda la vida y va variando a lo largo de las diferentes etapas vitales, en donde debe de existir educación sexual dependiendo la época en la que se encuentre la persona. La sexualidad es englobada por el sexo, el erotismo, el pacer, la identidad de género, la orientación sexual, la intimidad, los vínculos afectivos, el amor y la reproducción. Entendiendo esto, nos damos cuenta que durante el acto sexual se involucran diferentes aspectos y se muestra una parte de la personalidad.

¿Las relaciones sexuales únicamente existen para la reproducción? Si tu respuesta es “no”, te interesará la siguiente información;

Desde hace ya siglos, en las sociedades la sexualidad se ha convertido en una herramienta de control de las personas y sus cuerpos (Weeks, 1998), ya que denominan a los placeres como inmorales. El significado que se le da a la virginidad en la cultura mexicana tiene una a carga excesiva y por lo tanto el placer es controlado por instituciones sociales como: la religión, la ciencia, los pares, etc. y no por un criterio autónomo.

La terapia sexual ha tratado de establecer interacciones que respondan a los deseos y no a las normas. Existe y siempre ha existido un significado social hacia la sexualidad, pero en este Blog nos enfocaremos en hablar sobre la cultura mexicana. La actividad prematrimonial en cuanto al hombre es mencionada como una confirmación de identidad y del estatus social, mientras que en las mujeres es considerado como una enorme falta. Ana Amuchástegui (2005), menciona que mientras la sexualidad esté tan cargada de significados morales o de género, las parejas estarán más preocupadas por las consecuencias sociales de sus actos, que por disfrutar su sexualidad con plenitud.

Lagarde (2003) señala que la sexualidad femenina clasifica a las mujeres en dos grupos “madres” y “golfas” y esto provoca que las mujeres crean estrategias de auto-protección. El apego a estas construcciones varía de acuerdo al origen social y sus antecedentes educativos. Es decir, las personas obedecen, desobedecen o cuestionan estas percepciones, cada una en diferente grado. Pero es importante resaltar como a la mujer la mayoría de las ocasiones no puede mencionar el “placer” y esto las convierte en agentes pasivos durante el acto sexual.

Para Erich Fromm, en ‘Ética y Psicoanálisis’ explica que existen dos tipos de éticas las humanistas y las autoritarias, en donde solo el hombre por sí mismo puede determinar su criterio de virtud y de pecado y no una autoridad. Siendo lo “bueno” aquello que es bueno para el hombre y siendo “malo” lo que es nocivo para el hombre.

Partiendo desde el origen de la biología, Las relaciones sexuales son una necesidad básica para el Ser Humano, las cuales bridan distintos beneficios como la liberación de distintas hormonas como; oxitocina, endorfinas, estrógenos, testosterona, serotonina, prolactina, dopamina, norepinefrina, entre otras. De aquí parte la idea de los sentimientos de euforia durante el acto sexual. Partiendo desde el origen de la biología.

Poniéndolo más claro los beneficios del sexo son los siguientes: baja los niveles de estrés y de ansiedad, disminuye la segregación de cortisol, disminuye la presión arterial, previene el cáncer, mejora el control de la vejiga femenina, entre otras. Como ya revisamos existen diversos beneficios físicos para la salud.

¿Resumimos y concluimos?

Primer punto (y si el más importante) se debe de tener educación sexual desde la niñez, ya que es algo que está presente desde que nacemos, la información debe de ir cambiando de acuerdo a la etapa y las inquietudes que se tengan en determinado momento. Teniendo una educación sexual con la Información correcta y dejar el tabú social y cultural permitirá quitar la visión negativa que se tiene hacia la sexualidad y se abrirá la visión y la decisión será una elección individual y no cultural y/o moral.

Referencias:

  1. Gómez Zapiain, J., Ortiz, M. J., & Gómez Lope, J. (1). Sexual experience, attachment styles and types of care in couple relationships. Anales De Psicología / Annals of Psychology, 27(2), 447-456. Retrieved from https://revistas.um.es/analesps/article/view/123081

  2. Zapiain, J. (2000). Educación afectivo sexual. Anuario de sexología, 6, 41-56.

  3. Fromm, E., Morck, H. F., & de la Fuente, R. (1953). Ética y psicoanálisis. Fondo de Cultura Económica.

  4. Montoya Montoya, G. J. (2007). La ética del cuidado en el contexto de la salud sexual y reproductiva. Acta bioethica, 13(2), 168-175.

#cultura #hombre #mujer #placersexual

0 vistas