Y tú… ¿Conoces tu cuerpo?

Por Gabriela Calvo

El cuerpo humano forma gran parte de nuestra identidad y a la vez, de nuestra sexualidad humana. El cuerpo es una herramienta de comunicación y expresión con uno mismo y con los demás. Uno puede sentir y demostrar lo que siente a través de este.

Conforme uno crece, nuestro cuerpo cambia, se transforma y desarrolla. Así también, como nuestras creencias, ideales, convicciones y perspectivas tanto de la vida como sobre nuestra propia sexualidad.

Al conocer nuestro cuerpo, también nos conocemos mejor a nosotros mismos. Es por esto, que es importante llevar a cabo una autoexploración corporal, en donde te conozcas y te des tiempo para conocer tu cuerpo, explorar y cuestionarte qué es lo que te gusta.

Muchas veces uno tiende a retraerse de explorar su sexualidad, sus preferencias y deseos sexuales; por las creencias culturales que se han impuesto sobre este tema.

Sin embargo, es importante que te des cuenta que la sexualidad forma parte de tu identidad, de tu esencia. Que es algo por lo que todos pasan y es totalmente natural y común sentirlo.

Date el tiempo y gusto para cuestionarte sobre tus deseos y/o intereses al conocerte. Cada persona tiene una manera distinta de relacionarse con su cuerpo, por lo que esta exploración te ayuda a conocer lo que te gusta.

El autoconocimiento va más allá del coito, incluye desde caricias hasta la estimulación de zonas erógenas, las cuales fomentan el autoerotismo. Es decir, esta relación de conocimiento con nuestro cuerpo de manera placentera.

De esta manera uno puede llegar a conectarse tanto de la parte física y emocional.

Durante la adolescencia una de las técnicas más utilizadas para el conocimiento propio es la masturbación. La cual fomenta el deseo sexual, relacionado con fantasías y aumento de bienestar.

Nuestro cuerpo tiene varias zonas sensibles y estimulantes. Date el tiempo de identificarlas y conocerlas.

Sin embargo, ya en la adultez, esta exploración también involucra la parte emocional. .

Esta exploración puede beneficiarte tanto de manera individual como con la pareja. Por una parte, fomenta la valoración de uno mismo y el conocimiento propio. Y por la otra parte, favorece la satisfacción sexual y comunicación con la pareja.

Esto se debe a que tanto el afecto como el deseo van de la mano y son igual de importantes para nuestra sexualidad.

No tengas miedo de conocer tu cuerpo por qué al conocerlo te conocerás también a ti mismo.

Referencias:

Pérez, M. (2016). Componentes de la Sexualidad. Instituto, de ESPILL. Sitio web: http://www.espill.org/componentes-de-la-sexualidad/

Secretaría de Salud. (2014). Reconocimiento y Autoexploración del Cuerpo, de QUITO. Sitio web: http://www.saberpegafull.quito.gob.ec/sexualidad/reconocimiento-y-autoexploracion-del-cuerpo.html

Ramírez Crespo, M. (2014). ¿Conocemos nuestro cuerpo?. Sexología. Sitio web: http://lasexologia.com/conocemos-nuestro-cuerpo/

Portalatín, B. . (2014). Formas de disfrutar el sexo. EL MUNDO. Salud. Sitio web: https://www.elmundo.es/salud/2014/01/01/52c147b222601df85a8b456f.html

Rajtman, M.. (2015). Sexo: ¿para qué el autoerotismo?. De LA NACION. Sitio web: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/sexo-para-que-el-autoerotismo-nid1803190

Echeverría, A. Villagrán, G. . (2015). El contexto y la experimentación del deseo sexual en jóvenes: diferencias entre hombres y mujeres. R, de Redalyc. Sitio web: https://www.redalyc.org/html/1339/133947583001/

#Erotismo #mujer